DOLOR DE PIES
Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

DOLOR DE PIES

2

Esta queja tan repetida, fuera y dentro de la consulta de un podólogo, nos deriva en muchas ocasiones a uno de los problemas más comunes en los pies.

Ese dolor tan intenso que sienten algunas personas en la planta de los pies, concretamente en la zona anterior, y que en ocasiones se irradia hacia el nacimiento de los dedos es, probablemente, el motivo más frecuente por el cual acude el paciente al podólogo y que se denomina Metatarsalgia.

La Metatarsalgia se traduce literalmente como ”dolor de metatarso”, siendo el metatarso la parte correspondiente del pie que va desde el tarso (zona posterior y media del pie) hasta el nacimiento de los dedos y que conforma la parte anterior del mismo.

Este problema tan común se debe a múltiples factores, desde malformaciones fisiológicas del pie a causas externas, tales como el calzado o las distintas actividades a las que sometemos a los pies.

Dentro de las malformaciones fisiológicas o patologías intrínsecas del pie, como ejemplo, podemos hablar del Pie Cavo. Este tipo de pie se caracteriza por tener un arco mayor de lo normal, siendo justamente lo opuesto al famoso Pie Plano. El hecho de tener un arco longitudinal mayor de lo normal hace que apoyemos todo el peso de nuestro cuerpo sobre una superficie más reducida, con lo cual, tanto la parte del talón como la del antepie sufren una mayor presión, dando origen a ese dolor tan agudo, especialmente en la zona anterior, ya que está menos preparada para soportar una gran carga.

Con respecto a las causas externas de este problema nombramos en primer lugar el calzado, el calzado inapropiado, concretamente el femenino de tacón alto y punta estrecha, que traslada aun más el peso del cuerpo hacia el antepie , comprimiéndolo al mismo tiempo. Algunos calzados de trabajo excesivamente rígidos y con suelas reforzadas son, asimismo, causantes de la molestia.

Evidentemente, el tipo de trabajo o actividad que desarrollamos también puede contribuir a agravar la Metatarsalgia, ya que tanto un trabajo en bipedestación continuada (largas jornadas de pie sin descanso) como grandes caminatas a las que no estamos acostumbrados, son causa de un recalentamiento general del pie que puede derivar en ese dolor tan incapacitante.

3

En la mayoría de los casos el dolor se acompaña de durezas en la zona, que en estadíos avanzados terminan convirtiéndose en los desagradables callos o clavos plantares, llamados así porque recuerdan al dolor provocado por la punta de un clavo en la piel. En tal caso, la solución consiste en acudir al podólogo para la extracción del callo o clavo, pero sin olvidar tratar también la verdadera causa de éste, ya que el problema se repetiría una y otra vez.

Si la causa está en un mal calzado, el paciente debería cambiarlo por uno más cómodo y anatómico, con un tacón que no supere los dos o tres centímetros de altura, puntera redondeada y suela flexible con un grosor adecuado.

En casos en los que la Metatarsalgia se deba a un Pie Cavo u otra causa fisiológica, el tratamiento se completaría además con unas Plantillas Ortopédicas apropiadas y personalizadas.

Como puedes comprobar ambos tratamientos son sencillos y verdaderamente eficaces.

¡Anímate y no dejes de acudir a tu podólogo!